Translate

No olviden comentar ;)

martes, 2 de agosto de 2011

Venéficas, Las Tres Caras de Calixo: La Guía, El Ángel y El Guardián

Ya Es miiiiiiiiieeeeeeeeeerrrcoleeeeeeeeeeeeeessssssss, mitad de semana y ya esta mas cerca el viernes, osea es el miercoles sabroson.


Y yo estoy aqui con la potencia del dead metal puro por que mi vecino no ha dejado de escuchar cumbias en todo el mendigo dia, en realidad es una especie de guerra pues mietras mas le subo a mi estereo mas le sube al suyo... lo que no sabe es que to le puedo conectar tooodas las bocinas de mi casa jojojojojojo, no es como que me molesten las cumbias, en fiestas y asi esta bien pero ya todo el dia oye no!!! lo juro desde las tres de lamañana esta con su musica y no dormi.

Bueno yo las dejo leyendo y voy a subirle mas a mi estereo

Besos
Anny

La guía, El Ángel y el Guardián

- ¿Quiénes son mis hermanas?- seguí con el interrogatorio.
- Supongo que lo sospechas.
- No tengo ni idea Morgan, no te lo preguntaría de lo contrario.
Me miro fijamente, eso no ayudaba mucho para calmarme, solo lograba estresarme más, y yo seguía aquí sin saber que estaba pasando.
- ¿Qué se supone que soy? ¿alguna especie de mutante?
- No Carrie nada de eso- respondió con una sonrisa- eres una bruja.
No pude evitar soltar una carcajada.
- Ya, como no- dije entre risas- y tengo que conseguir un sombrero de punta una escoba y un gato negro.
Morgan se puso serio y se paso las manos por el cabello, siempre que hacia eso era por que comenzaba a alterarse.
- ¿quieres tomarlo en serio?- me pidió- no estoy de broma Carrie.
- No, claro que no- dije tratando de contener la risa- es por eso que me dices que soy una cosa que no existe.
- Entonces ¿Cómo explicas lo que paso hoy?- me reto.
- Debe haber una explicación lógica, como el sobrecalentamiento de las células de mi cuerpo o algo sobre la física que obviamente no comprendo.
Me cogió de la mano y me llevo al jardín trasero de mi casa.
- Espero que busques una razón física para lo que voy a mostrarte- dijo parándose en medio del jardín.
Me quede observándolo, puso una pala de la mano a pocas distancias de otra y se fue formando un pequeño remolino, después quito al mano de abajo y aquel remolino creció hasta el césped, cerro su puño y así como apareció el remolino desapareció.
- ¿Cuál es tu explicación?- me exigió.
Aun estaba impactada por lo que había pasado, tarde un momento pues aun trataba de recordar cómo se cerraba la quijada.
- Tú también eres… un brujo- deduje.
- No, yo solo tengo ese poder, lo he tenido desde hace casi cincuenta años.
- ¿Qué eres?
- Soy su guardián.
- Si dices que tienes esos poderes desde hace cincuenta años ¿Por qué no los aparentas?
- Larga historia, la sabrás en su momento.
Cuando llego mi madre se Morgan se fue argumentando que tenía que llegar a su casa.
Mi madre tarto de hacerme la plática pero no estaba de humor y me subí a mi habitación.
La mañana siguiente me pareció como cualquier otra, la verdad es que así me lo parecía, después de una noche de desvelo, en la cual solo pensaba en lo que me había dicho Morgan.
Al salir de mi casa para ir a la escuela rogué al cielo por que el capricho de mi viejo auto ya no estuviera, así que gire la llave y el motor comenzó a tratar de dar marcha pero no lograba encenderse.
Bufe frustrada y aferre las manos al volante repitiendo una y otra vez en mi cabeza “enciende, enciende”
Volví a girara la llave y el auto encendió como si no tuviera ningún problema, sonreí con suficiencia y me puse en camino a la escuela. Si esto de ser bruja, significaba que el coche no me iba a fallar más, estaba bien.
Camine por los pasillos abarrotados de gente y llegue a mi casillero.
- Hola Carrie –me saludaron los chicos como siempre.
- ¿Cómo reparaste tu auto?- pregunto Robie.
- La verdad ni idea, solo encendió.
Cathy llego con timidez a nuestro lado, y la verdad, yo no tenía muchas ganas de charlar del asunto de ayer así que la salude como si nada hubiese pasado.
Entramos a la clase de lengua, y el profesor nos dividió en equipos de tres para hacer el trabajo, me alegre cuando el profesor dijo que me tocaba con Cathy pero esa alegría se vino abajo completamente cando también menciono a Corrine, y claro ella no tardo en protestar.
- No me pude poner con Carrie.
- No es como que me alegre estar contigo- me defendí- a quien le gustaría trabajo con un iceberg como tú, reina del hielo.
- Carrie, basta- me pidió Cathy.
Me forcé a no seguir discutiendo, solo para no causar un problema como el de ayer.
Salí refunfuñando de la clase con Cathy a mi lado quien se mantenía callada.
La siguiente clase fuer más tranquila, pues en realidad no entre, me quede en el jardín con los chicos, platicando de cosas triviales, pero después tocaba artes y esa clase no me la perdía por nada.
Al entrar al salón Morgan estaba charlando con Cathy y disminuí mi paso para dejarlos más tiempo a solas, incluso me detuve a platicar con mis compañeros, pero en cuanto entro el profesor tuve que irme a mi lugar.
- Ya me dijeron que tienes trabajo con Corrine- me dijo Morgan en cuanto me senté.
- Gracias por recordármelo Morgan- dije propinadle un golpe en el hombro.
- Si lo miras por el lado amable –continúo Morgan –podrás hacer migas con ella, es más, ¿Por qué no hacen el trabajo en mi casa?
- Preferiría comer monos, ya me la imagino ordenando –comencé a quejarme –“haz esto, haz el orto, ¿eso parece algo con lo que podamos sacar diez?”
Cathy y los chicos soltaron risitas por mi imitación de la voz de la reina del hielo.
- Entonces ¿trabajaran en mi casa? –insistió Morgan.
- Si eso retrasa mi llegada a casa yo me apunto –me apresure a decir – ¿Y tu Cathy?
- Tendría que pedirle permiso a mis padres pero es probable que digan que sí.
- Porque no dejan el parloteo para después –nos dijo el profesor recargándose en nuestra mesa –y van por su material para comenzar a trabajar.
Saliendo como siempre nos dirigimos al comedor, estando en la fila para comprar el almuerzo y vi a Corrine sentándose en una mesa cerca de la ventana.
- ¿Me guardas el lugar Cathy? –le pedí –ahora vuelvo.
Me a acerque a su mesa y al veme enseguida se levanto.
- Mira Corrine, no vengo a buscar pleito, solo te digo que trabajaremos en casa de Morgan, y no lo pregunte, solo te aviso.
- Desde cuando tú me ordenas a mi Carrie.
Trate de calmarme antes de empezar un pleito.
- Solo digo que mientras menos estemos juntas será mejor ¿hecho?
Ella tardo un momento en decidirse pero a fin de cuentas asintió.
El día se fue rápido después de eso.
Al salir de la escuela quedamos en ir a casa de Morgan después de pasar a casa de Cathy para pedir permiso.
Mes sorprendí al ver al hermano de Cathy fuera de la escuela en su motocicleta como el chico malo.
Me acerque con Cathy y él me sonrió.
- Tiempo de no verte –comento.
- Solo fueron dos días –le recordé
- Mark, iré a casa de Morgan para hacer un trabajo.
- Claro, igual tengo que ir.
¿Para qué tenía que ir él a casa de Morgan?
- Hola Mark –lo saludo Morgan.
- ¿nos vamos? –pregunto Corrine acercando a nosotros.
- Claro, tu guías Carrie- me dijo Mark.
Asentí y camine a mi auto con Morgan pisadme los talones.
Llegamos a su casa, seguía igual que siempre, la pintura de las paredes gastada, el buzón lleno de cartas y el césped crecido, pero por dentro siempre me pareció la casa más acogedora del mundo, con aquella sala con sillones muy acojinados, pinturas viejas en las paredes. La pequeña habitación que estaba en el fondo y la ventana de atrás casi cubierta por las enredaderas. Pero en esta ocasión había una señora ya mayor en la sala, con una sonrisa.
- ¿Quién es usted?- le pregunte.
- Soy Clarens- se presento- hola Corrine.
- Hola señora Clarens –saludo Corrine como si fuera una vieja amiga.
- Supongo que ya te hiciste a la idea que Carrie es tu hermana –comenzó a suponer.
- Un momento –frene sus caballos –No venga aquí a decirme que esa “cosa” es mi hermana.
- Y que crees ¿Qué a mí me gusta tener una marimacha como hermana?
- Vuelve a decir eso y te rompo la cara –la amenace.
- ¡Basta! –grito Cathy –no pelen de nuevo.
- ¿Quién es ella Morgan?- le pregunte a mi amigo.
- Ella es Clarens, es su guía- me respondió Mark.
- Entonces, ¿no era broma lo de ayer? –le pregunto Cathy a su hermano – ¿Tú eres nuestro ángel? Entonces Morgan es…
- Soy su guardián –completo la frase de Cathy
- ¿Guía? ¿Ángel? ¿Guardián?–me confundí.
- ¿Recuerdas que te dije que eras bruja y que tenías hermanas? –me pregunto Morgan.
- Claro.
- Pues Cathy, Corrine y tú son la reencarnación de Calixto –dijo la anciana.
- ¿Quién es Calixto? –preguntamos las tres a unisonó.

2 comentarios:

Jane de Hale dijo...

me encantan las dicuciones de Carrie y Corrine!! en verdad como se podrian llevar bien si son tan diferentes, la verdad es que yo me identifico mas con Carrie, ay diosito! yo tambien quiero que les cuenten quien es calixto, aunque ya lo contaron al principio, que pasara despues???
ya no puedo esperar para leer el siguiente capitulo

Anónimo dijo...

No se pasen ni siquiera leí lo q venía y le atiné … estuvo bueno el copitulo me gusto mucho
Beso K=D las ama

No olviden comentar ;)