Translate

No olviden comentar ;)

martes, 27 de septiembre de 2011

Venéficas, Las Tres Caras de Calixo: "La Pueba III" por Carrie

Hola! he vuelto, lamento no haber publicado pero estoy teniendo problemas de salud y ya saben apenas me voy reponiendo, sin mas las dejo leyendo el capitulo.
AnnyMark fue quien me llevo al bosque extraño, y tenía una sonrisa divertida en su rostro, me pregunte por qué, que le causaba tanta dicha.
Me sentí como una tonta después de escuchar las indicaciones de Clarens, eso explicaría su diversión, pero si algo tenía que aceptar y odiaba más que nada era el bosque, hacia frio y había tantos desniveles que cualquier persona podara terminar metida en un barranco.
Mark y yo nos internamos en el bosque y a pesar de todo, mientras Mark siguiera conmigo me daría valor para seguir adelante, no estaba dispuesta a quedar como una tonta frente a él, no señor.
- Ya quita esa cara de pocos amigos Carrie –me pidió con una sonrisa torcida que me hiso perder el piso por un instante.
- Que fácil sienta –me defendí –odio acampar.
El volvió a sonreír y yo me enfade y me adelante varios pasos.
- No te alejes Carrie, recuerda que tienes que proteger al que valla contigo.
Lo volta a ver con los ojos como platos, si se suponía que él era nuestro ángel ¿Por qué rayos tenía que protegerlo yo a él?
El ahora era el que se había adelantado, así que me cruce de brazos y me senté en el suelo.
El se detuvo y regreso a donde yo estaba.
- Carrie ¿estás haciendo berrinche? –me pregunto enarcando una ceja.
- Si es así, a ti que –le respondí con enfado.
- Y ¿Cómo planeas salir de aquí con esa actitud?
- Quieres dejar de regañarme Mark –le pedí –en primer lugar yo no decidí venir, casi me trajiste a rastras.
- No seas exagerada –dijo entre risas –a mi me pareció que tú eras la que guiaba.
Su comentario me enfado mas, sobre todo porque estaba a punto de sonrojarme y eso no me gustaba, de cierta forma me hacía sentir vulnerable.
Después de un rato de risas por fin se puso serio y me tendió la mano.
- Hagamos un buen equipo Carrie, mientras más rápido encontremos a las otras más pronto saldrás de aquí.
Me mordí el labio inferior meditando su propuesta, aunque claro, ya me había convencido con eso de hagamos un buen equipo, el y yo, la idea me gustaba demasiado.
Mientras caminamos charlamos un poco sobretodo de sus pinturas, Mark era un verdadero artiza, el siguiente Dalí o Leonardo da Vinci.
- Carrie me conto que tienes una banda –cambio de tema.
- Sí, pero no somos muy buenos –confesé.
- Y ¿estás saliendo con alguien?
- En realidad no, ya sabes, necesito tiempo para mí y con todo lo que está pasando en mi vida apenas logro tenerlo.
- ¿Qué hay de Robie?
- Un amigo, casi un hermano
- ¿Y Jamei?
- Admito que antes de conocerlo me gustaba, ya sabes por su estilo misterioso, pero no, es un gran tonto.
Asintió como que muy satisfecho de mi respuesta.
- Qué me dices de ti gran pintor ¿hay alguien que te interese? –le pregunte.
- Hay una chica, ya sabes, es pequeñita y se cree muy ruda, pero tiene corazón de pollo.
- Ah ya –dije fingiendo indiferencia –me gustaría conocerla.
El callo en mi juego y frunció levemente el entrecejo.
- No me sigues el juego ¿verdad?
- No sé de que hablas –fingí inocencia.
Continúe con mi camino pero al pasar a su lado sentí satisfacción al ver su cara de fastidio.
Ahora la que estaba fastidiada era yo, ya llevábamos demasiado tiempo caminando y comencé a temer que jamás saldría de ahí.
- ¿Cómo se supone que saldré de aquí? –explote furiosa –no sé ni siquiera en donde estoy yo y ¿quieres que encuentre a las demás?
- No las encuentras por que no las estas buscando –me dijo.
- ¿Qué no las estoy buscando? ¿Y entonces que estoy haciendo?
- No te enfades Carrie, solo búscalas.
- ¡Maldita sea Mark! ¡Las estoy buscando! –le grite.
El solo sonrió y me tomo de la mano.
- ¿Qué sientes ahora? –me pregunto.
- Tu mano –le respondí.
Entonces soltó mi mano dejando una sensación de hormigueo.
- ¿Qué sientes ahora? Se sincera.
- Hormigueo –le respondí.
- ¿sabes por qué?
Negué con la cabeza.
- Es energía –dijo –y Carrie, acabo de darte una pista, me la debes.
- ¿Qué pista? –le pregunte extrañada.
- Tú piénsalo.
Fruncí el entrecejo y razone sus palabras, hablaba de energía, entonces lo que tenía que buscar no era a las chicas, sino su energía y así sería más sencillo hallarlas.
Me concentre en mirar mas allá de la enorme verde de mi alrededor y funciono a la perfección, justo a unos pocos kilómetros podía sentir la energía de Cathy t hacia el otro lado la de Corrine, pero ¿por quién iría primero? Tal vez la que estuviera más cerca.
Entonces me encamine hacia Corrine, quien parecía acercarse cada vez más.
- ¡Carrie abajo! –me advirtió la voz de Corrine, pero no sonó a distancia fue en mi cabeza.
Me tire al piso de inmediato y una enorme llamarada de fuego me paso rosando.
Levante la vista y hacia mi corría una especie de animal envuelto en llamas.
De nuevo arrojo aquellas llamaradas y las esquive apenas con suerte.
Trate de atacar a la cosa esa, pero no tendría sentido, yo usaba el fuego y eso era de fuego, pero y si… ¿y si pudiese también reducir las flamas asta extinguirlas? Al menos no perdía nada con intentarlo. Aunque no sabía cómo hacerlo, a decir verdad, ni siquiera sabía cómo era que creaba mis llamas.
Me concentre por que se creaba el fuego, recordé mi clase de química, aunque era muy aburrido la clase se me había quedado pegada en los casos, era una reacción de oxidación rápida por la evolución de la energía en calor.
Entonces esa era la clave, de alguna manera tenía que extraer su energía, o una salida simple, encontrar agua.
En ese ínstate y pensé en Corrine.
Sin esperarlo Corrine corrió arrojando burbujas de agua haciendo que aquel monigote extraño retrocediera. Esta sin duda era una batalla de Corrine, yo solo empeoraría las cosas.
La batalla duro poco pues esa cosa salió corriendo cual perro apaleado.
- Gracias Corrine –le agradecí con sinceridad.
Ella sonrió.
Ya estábamos dos juntas, solo nos faltaba encontrar a nuestra tercera hermana, el pegamento entre dos maderas muy diferentes.
Ambas caminamos hacia donde estaba se podía sentir la energía de Cathy y Morgan ambas dispuestas a continuar con nuestra misión.

2 comentarios:

Jane de Hale dijo...

te juro que mientras mas las leo mas me encanta la historia estoy megaclavada!!! jajaja Mark y Carrie se estaba molestando mutuamente que genial, que era esa cosa de fuego? era tan extraña?
espero el proximo capitulo!!
les prometo que ya los voy a leer en cuanto salgan!

Anónimo dijo...

Yo digo que Mark no estaba jugando de q le interesará a Carrie

No olviden comentar ;)