Translate

No olviden comentar ;)

lunes, 26 de septiembre de 2011

Venéficas, Las Tres Caras de Calixto: "La Prueba II" por Cathy

Hola chicas, nuevamente yo por ser Lunes, espero que les guste el capítulo, a mí sí, jeje... mmm... no sé qué más comentar así que las dejo leyendo...
Cathy
- ¿Cuánto más vamos a caminar? - pregunto a Morgan desesperada después de horas dando vueltas al dichoso mundo mágico.
- Lo que tengamos que caminar.
- No me vengas con argumentos filosóficos Morgan, no estoy de humor.
Morgan en lugar de enojarse o molestarse se empieza a reír haciendo que mi humor empeore.
- ¡Callate Morgan! - le grito enfadada.
- No conocía esa parte de tí Cathy - me dice en tono de burla.
- Pues ahora ya la conoces - respondo aún enojada y fatigada.
- Hasta me haces extrañar a Carrie ¿Sabes? Y yo que pensé que de las tres eras la más dulce.
- Mejor explícame qué rayos tenemos que hacer ¿Quieres?
- Ya te lo expliqué.
- Pues otra vez.
- Tenemos que buscar a tus hermanas, primero.
- ¿Y después?
- Tendrán que convivir como hermanas.
- Eso ya lo hacemos - le explico - Carrie y Corrine se llevan mucho mejor y justo hoy en la mañana.
- Sí, sí, fuiste de compras con Carrie, ya lo sé - me dice harto de la misma cantaleta - pero el hecho de que tú y Carrie vayan de compras y de que ahora ella y Corrine ya se soporten, o al menos se hablen sin insultarse, no quiere decir que se estén comportando como verdaderas hermanas.
- ¿Y cuál es el punto? Yo no hago cosas distintas con Mark, y es mi hermano de a de veras, lo conozco de toda la vida.
- Eso es lo que quiere la guía.
- ¿Que nos conozcamos de toda la vida? Es imposible.
- No, yo siento que ya las conozco de toda la vida.
- ¿Por qué lo dices?
- Puedo decirte lo que están pensando incluso sin verlas a la cara.
- Claro - le digo irónica - A ver, dime lo que estoy pensando.
- No vale.
- ¿Por qué?
- Porque te daría pistas de cómo hacerlo y La Guía se enojaría conmigo.
- Es injusto, debió habernos preparado, al menos mentalmente. Yo ni siquiera sabía que tendríamos que hacer una prueba.
- Pues entonces vete preparando desde ahora, no sólo será una prueba.
- ¿Habrá más como esta?
- Como esta exactamente, no, pero sí, habrá más pruebas - suspiro frustrada.
- ¿Y dónde están las demás?
- No sé - se encoge de hombros.
- Claro que lo sabes - acuso.
- Tú debes encontrarlas.
- ¿Y cómo voy a hacer eso? Hemos caminado por horas y ni rastro de ellas. Ni de ellas ni de nada más, sólo vegetación, vegetación y más vegetación.
Morgan sonríe.
- No te desesperes y concéntrate, lograrás encontrar la manera de hallarlas.
Suspiro otra vez, cierro los ojos y trato de relajarme. Pasan largos minutos y nada.
Morgan empieza a reírse.
- ¿Qué?
- Te dije concéntrate, no cierra los ojos y piensa en películas de karate kid.
- No estaba pensando... ¿Cómo supiste?
- Te dije que yo lo sabía todo.
- ¿Lees mentes?
- No - responde con desinterés.
- Claro que lees mentes, de otra manera jamás habrías averiguado en qué pienso.
- No las leo... exactamente.
- ¿O sea que si lees mentes? - eso me hizo sonrojar sin querer.
Morgan se ríe al verme.
- ¿Por qué te pones de colores?
- ¡Porque quiero! - me enojo esperanzada en qué no sepa lo que estoy pensando justo ahora. ¿Y si ya descubrió que me gusta? Tal vez leyó la mente de Carrie y ella lo sospecha.
- Tranquila, no leo mentes - me dijo aunque no le creí - es otra cosa, algo intuitivo, en parte por mi poder, en parte por que soy su guardián.
Seguí sin creerle.
- Vamos concéntrate.
Vuelvo a suspirar y me dejo llevar por algo, lo que sea. Morgan dijo que proviene de la intuición y me parece que esa es una palabra clave. Intuición.
De pronto es como si estuviera viajando, corriendo muy rápido por entre verde y más verde, no puedo distinguir nada hasta tiempo después, cuando me doy cuenta que por donde corro son plantas, árboles y arbustos, y poco a poco los colores distintos al verde se hacen presentes, hay flores, tierra y hasta logro ver un río a lo lejos. Todo se conecta conmigo, todo es parte de mí, o quizá es que yo soy parte de todo. No, es más bien como si yo fuera la naturaleza que me rodea. Ya no corro, SOY todo eso por donde paso.
Y a unos cuantos kilómetros se ven unas siluetas, ambas separadas por un rango no mayor al que me separa de ellas, son dos de un lado y dos del otro, medianas, menudas, y sé de quiénes se tratan, son Carrie y Mark de un lado y Corrine y la señora Clarens del otro, quiero decirle a Morgan que las he encontrado pero algo me distrae, ellos y nosotros no somos las única siluetas que se distinguen, hay varias más, muchas más, rodeándolas y rodéandome, son más altas y corpulentas, y cuesta saber cómo lo sé, pero son peligrosas.
- ¡Morgan! - le grito justo cuando veo detrás de él, sin ni siquiera abrir los ojos, una figura como de rinoceronte en dos patas acercándose a Morgan por detrás.
Abro los ojos cuando lo avienta por los aires a quien sabe dónde, y me distraigo lo suficiente para dejarme golpear por el rinoceronte. Caigo a unos metros y la cabeza me duele, casi he quedado incosciente. Veo doble mientras me levanto y trato de ubicar a Morgan, él también ya se está levantando.
El rinoceronte va tras él.
- Morgan - le suplico que haga algo.
- No puedo - me dice - eres tú quien tiene que luchar, no yo - y justo en ese momento, como si Morgan estuviese atado de pies y manos sin poder siquiera correr a esconderse, el rinoceronte vuelve a atacarlo y él no hace nada.
Ésta vez, ni siquiera se levanta. Y el rinoceronte va contra él nuevamente. ¿Qué hago?
- Usa tus poderes Cathy - me grita.
Estoy nerviosa y asustada, pero logro pensar.
Me hinco el el suelo, pongo mi mano en la tierra y dejo surgir mi poder.
No tengo que esfrozarme, resulta ser demasiado sencillo, sólo imagino lo que quiero y ahí está, por arte de magia, la barrera de tierra que quiero para proteger a Morgan.
El rinoceronte se estampa contra ella y se va de espaldas aturdido, pienso rápido. Morgan está bien, estoy en mi ambiente, en mi "terreno".
Y así como me lo imagino las rocas empiezan a levantarse del suelo para poder yo avanzar sobre ellas. Me cuentas un poco más pero elevo una más grande por encima de la cabeza del rinoceronte que aún no se levanta y justo cuando la piso caemos las dos sobre él. La roca se parte y yo bajo al suelo ágilmente. El rinoceronte ha quedado fuera.
- Muy bien - me dice Morgan apareciendo detrás de la barrera.
- Gracias - le digo avergonzada.
- Atrás de ti - me dice volviendose a quedar quieto y no necesito voltear para saber que una figura alta viene detrás de mí. Nuevamente mi intuición hace todo el trabajo.
Salto más de lo que creí poder saltar dando una marometa hacia atrás y quedando ahora detrás del nuevo monstruo que se parece a un pavo real gigante pero menos gordo, caigo al suelo de pie y extiendo mis brazos dejando fluir mi energía, las lianas de los árboles aprisionan a mi nuevo contrincante y lo dejan quieto, atraigo una rama del árbol más alto y con ella lo tomo por las patas subiéndolo y dejándolo ahí como una piñata.
- Estás avanzando más rápido de lo debido - me sonríe Morgan soriendo.
- Y ya sé dónde están mis hermanas, vamos por ellas.
- ¿Quieres salir de aquí, eh? - afirma divertido.
- Es que aún tengo tarea que hacer.

2 comentarios:

Jane de Hale dijo...

de nuevo escapandome jojojo
me sorprende Cathy, no es tan dulce como parece me agrada, uf te imaginaas si Morgan se entera seria megalindo!!!! la verdad me encantaria que empesaran a ser lindos noviesitos esponjositos
en fin espero me voy a leer el proximo capitulo

Anónimo dijo...

Yo olvidaría TODO con tal de estar con Morgan … y esta Cathy q lo tiene y se acuerda de su tarea
Me pregunto si Mark y Carrie se la están pasando muy bien 8> ?

No olviden comentar ;)